• Facebook

  • El libro del mes

    El Fuego Verde

    Verónica Murguía

    Historia medieval de cuando los elfos y espíritus del bosque aún existían y los bosques llenaban la tierra como un mar verde

  • El disco del mes

    Ma Fleur

    Cinematic Orchestra

    Excelente disco de Acid Jazz que cuenta con la colaboración de importantes voces como la de Fontanella Bass y Patrick Watson

Mi próximo libro

Hace cerca de tres semanas comencé a escribir mi tercer intento de libro, el cual aún no toma forma, pero ya está en el horno, cocinándose a fuego lento y con mucha calma.

Decidí emprender este proyecto, simplemente porque me gusta escribir y por recomendación de alguien muy cercano que leyó un borrador que escribí hace tiempo, y que me convenció de aventurarme a esta emocionante experiencia.

Disfruto mucho escribir, y me he propuesto como forma de vida hacer más de lo que más disfruto. No pretendo que el libro sea un best seller, pero si pretendo pasar mis tardes sentado en un balcón con una taza de café, plasmando con letras el mundo imaginario que tomará forma poco a poco, esa es la verdadera intención, porque el café sabe mejor acompañado de letras.

¡Un abrazo para todos!

Anuncios

Delirio de inspiración agotada

Hace tiempo que no posteo, últimamente no puedo escribir, nada me convence y nada me inspira, mis textos mueren antes de ver la luz, los temas no me convencen, las historias no me parecen dignas de ser contadas, ¿acaso padeceré de delirio de inspiración agotada? ¿será que mis musas no me despiertan ideas interesantes para plasmar?

 

Quizá debo cambiar de musas, o tal vez necesito vivir un poco para tener historias para contar, en fin, no sé cuánto dure este delirio de oquedad, pero espero poder reconciliarme pronto con mi libreta de textos que me acompañaba a todos lados…

El arte de la escritura

Escribir siempre ha sido mi pasión, así como la música. Ambas actividades son el alimento para mi alma, las chispas de chocolate de mi trozo de pastel llamado vida.  Entre mis actividades diarias procuro reservar tiempo para darme el gusto de escribir, algunas veces bocetos, otras veces textos completos, algunas más ejercicios que me permitan explorar técnicas narrativas diversas.

 Por amor a la escritura estoy dispuesto a limpiar el honor de mi pluma, dañado tan solo por mi falta de dedicación a escribir, por postergar la conclusión de textos incompletos y por mi impaciencia saboteadora. 

 Para todos aquellos que compartimos el gusto por la escritura, hay una historia detrás de cada camino, plagada de letras, a veces ordenadas y otras tantas no. La constante es siempre la falta de foros de creatividad literaria en nuestro país, y más aún, la resistencia de algunos espacios formativos para crear carreras de escritor en México.

 La literatura, por supuesto, es esencial, pero ¿el escritor nace o se hace?

 Mi visión es que en México no se enfatiza la enseñanza de la escritura, aún en las carreras literarias se otorga mucho peso a la lectura, mas no a la escritura. Por supuesto que leer, y leer mucho, es básico si se aspira a ser escritor decente. No concibo escritor que no lea, ni lectura que no aporte al arte de la escritura. Sin embargo, la mayoría de las veces se aprenden las reglas ortográficas y gramaticales de manera empírica, no a través de una formación profesional. ¿Qué sucede con el uso de las metáforas, las personificaciones, la sinestesia, el hipérbaton, el hipérbole y los eufemismos? ¿Cómo se aprende a evitar las cacofonías y los pleonasmos? ¿Quién enseña a experimentar la producción de textos de diversos géneros, perspectivas, formalidades y motivos?

El talento para escribir es beneficio de unos cuantos, el resto, tenemos que aprenderlo sobre la marcha y es ahí donde hacen falta carreras de escritor, que combinen la lectura con la escritura intensa y que formen a los futuros genios de la pluma.