• Facebook

  • El libro del mes

    El Fuego Verde

    Verónica Murguía

    Historia medieval de cuando los elfos y espíritus del bosque aún existían y los bosques llenaban la tierra como un mar verde

  • El disco del mes

    Ma Fleur

    Cinematic Orchestra

    Excelente disco de Acid Jazz que cuenta con la colaboración de importantes voces como la de Fontanella Bass y Patrick Watson

La espera

El reloj marca la una mas un cuarto. Hace ya cuarenta y cinco minutos que él aguarda, impávido, desgarbado, estático, con la mirada en el horizonte, mira sin observar. Su mente se encuentra ausente, pero su presencia en aquel sombrío lugar sigue intacta.

Las manos en los bolsillos le delatan, la impaciencia le asalta y la duda lo desgarra. Su única distracción es la mesa de billar que tiene enfrente. La contempla, se imagina tomando el taco de madera, colocándose en posición inclinada sobre la mesa, fijando la vista en el centro de la brillante bola blanca y ejecutando un movimiento de brazo tan perfecto que cada objeto sobre el paño verde es tocado en el punto exacto para terminar con una carambola impecable. Sin embargo, nada de eso está sucediendo, él sigue de pie en el mismo lugar y se da cuenta que su mente busca desesperadamente escapar de la realidad. Ocasionalmente levanta un poco la mirada y observa las botellas vacías en las mesas del fondo, sin animarse a pedir una que le ayude a abstraerse del entorno.

 Dos hombres sentados en la mesa mas próxima le invitan a beber. Él sonríe con amabilidad pero declina la invitación. Los hombres impávidos mantienen la vista en sus copas, adormilados, ausentes, juntos pero solitarios, sumergidos en su propio mundo, ocultando cualquier gesto delator bajo el sombrero. Él se percata de que no hay muchos clientes a esa hora. Al fondo, otro hombre duerme sobre una mesa, utilizando sus brazos como almohada sobre la que reposa el rostro. En la esquina dos mujeres se ocupan de sus propias labores sin prestar atención a la silenciosa desesperación de cuanto ser se encuentra a su alrededor.

Sin más razones para aguardar, que una injustificada esperanza de que suceda un milagro, él sigue de pie junto a la gran mesa de billar, su inquebrantable voluntad de aguardar impávido se tambalea. El taco  de madera sigue en su posición original, las bolas no se han movido ni un milímetro, al igual que sus pensamientos. Tal vez es tiempo de aceptar la invitación de los dos hombres adormilados, tal vez es momento de salir de aquel lugar, tal vez lleva demasiado tiempo aguardando, tal vez lo que sea que aguarde no va a llegar.

Anuncios

8 comentarios

  1. Excelente descripción para una situación…….Todos en algun momento de nuestras vidas esperamos…y esperar no es fácil. Es para gente con paciencia…..si no estás perdido. Un beso

    • Gracias winnie

      Alguna vez escuché una frase de alguien que no recuerdo, pero decía básicamente que la vida es una serie de esperas continuas, así que no queda más remedio que acostumbrarse a esperar.

      Un abrazo

  2. Relato triste y desesperado lleno de angustia de una espera sin esperanza.
    Un Abrazo.

    • Hola joaquín

      Gracias por la visita y por el comentario, normalmente la desesperanza provoca tristeza, para quien la padece y para quien la contempla.

      Un abrazo

  3. La situación de espera está muy bien narrada, pero yo como soy muy cotilla me he quedado con ganas de saber qué espera y por qué no llega. 🙂
    Un abrazo.

    • Hola Elena

      En este texto estaba practicando la narración descriptiva, tampoco tengo mucha idea de qué está esperando el personaje, pero te dejo una pista que seguro vas a descifrar fácilmente: “Van Gogh, café de nuit”

      Un abrazo

  4. Es, hasta ahora, lo mejor que he leído de ti. La atmósfera es impecable ¿Me permites una pequeña sugerencia? Yo, si fuera tú, cambiaría “una que le ayude a abstraerse de aquel entorno” por ” una que le ayude a abstraerse del entorno”. Es, por supuesto, sólo una opinión. Espero que no te moleste; lo hago con la mejor de las intenciones.

    • Hola zambullida

      No me molesta para nada, al contrario, te agradezco de verdad el comentario, cualquier sugerencia o aportación me enriquece y eso es invaluable, en este caso me parece que la frase tal como la has puesto tiene mejor estructura. Igualmente me motiva mucho el hecho de que este texto sea lo mejor que has leído de mi, pues mejorar mi escritura con el tiempo es una de mis metas principales.

      Te mando un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: