• Facebook

  • El libro del mes

    El Fuego Verde

    Verónica Murguía

    Historia medieval de cuando los elfos y espíritus del bosque aún existían y los bosques llenaban la tierra como un mar verde

  • El disco del mes

    Ma Fleur

    Cinematic Orchestra

    Excelente disco de Acid Jazz que cuenta con la colaboración de importantes voces como la de Fontanella Bass y Patrick Watson

Sin perdón…

¿Por qué me estás viendo así? No eres más que un insignificante blog. No pasas de ser un conjunto de bits y bytes acomodados elegantemente en una pantalla de quince pulgadas. No eres quien para juzgarme, de hecho ni siquiera calificas como “quien”, solo eres un “qué”.

No me digas que has pasado situaciones como la mía, no te lo creo. Tu nivel de interacción con las personas no llega ni a una milésima parte que el mío. Es más, ese nivel mínimo lo has logrado a través de mí, así que ahora no me juzgues. Los asuntos humanos están fuera de tu comprensión, ¿o qué? ¿Tú si sabrías como despedir a alguien de un trabajo como yo lo he tenido que hacer hoy? ¿Sabrías como mantener alejada la compasión del deber? ¿Sabrías como anteponer tu obligación con la empresa a tus sentimientos humanos? Bueno… ahora que lo pienso, no tienes sentimientos humanos. Pero aún así, no tienes derecho a juzgarme. Hice lo que debí haber hecho: encerrar mi corazón dentro de una muralla de piedra y mostrar insensibilidad a las lágrimas de un desempleado más. Me convertí en verdugo ¿y qué? Sus necesidades económicas no eran mi problema, ni su malestar emocional del momento ¿Por qué debería haber mostrado debilidad? No, repito… No tienes derecho a juzgarme, solo eres un blog, no eres mi conciencia, porque si lo fueras, en este momento no tendría valor para levantar la cara…

 (Espero de corazón que pronto encuentres colocación en algún lugar que encaje contigo… y espero que me perdones por haber sido tu juez y tu verdugo…)

Anuncios

10 comentarios

  1. Tienes un blog muy interesante lástima que nos falte tiempo para leer despacio y comprender.
    Enhorabuena y un Saludo 🙂 .

  2. Hola Joaquín

    Te agradezco la visita y el comentario, me pasa igual con los blogs que visito, quisiera devorarlos por completo pero me falta tiempo, no queda más que leer poco a poco. Te mando un abrazo.

  3. A veces nos sentimos juzgados, en este caso hasta por un blog, pero lo que importa es que actuemos con consideración y de buena fe. Debe ser duro tener que despedir a alguien pero si las circunstancias obligan, lo único que se puede hacer es ser delicado. Un abrazo.

    • Hola Elena

      Realmente es muy duro despedir a alguien, ni siquiera creo que sea sencillo para aquellos que lo han hecho varias veces, más cuando tus valores te dictan que hay que evitar dañar a otras personas y sin embargo en estas circunstancias sabes que no tienes más opción que dañarlas. No fue un buen día pero el show debe continuar. Un abrazo para ti también.

  4. Es la crueldad de las encrucijadas del sistema, cuando a parte de dañar a otros, te obligan a dañarte a vos mismo. A pesar de todo, el malestar es bueno, considerando que implica tener conciencia y buenos sentimientos…lo pavoroso sería no sentir nada, de la misma forma que no sienten quienes nos obligan a dañarnos mientras dañamos a otros. Un abrazo.

    • Hola Claudia

      Es un buen punto el que tocas, no sentir nada ante una situación de esas sería lo preocupante, estaríamos perdiendo nuestra capacidad de sentir el dolor ajeno. Te mando un abrazo

  5. Sí que tiene perdón lo que cuentas, claro que lo tiene. Estoy convencida de que ese desempleado del que hablas encontrará un trabajo mejor, mucho mejor.

    Los juicios son siempre terribles, pero los peores son los que parten de uno mismo, los que nos juzgan sin piedad.

    Saludos

    • Zambullida:
      Es cierto, a veces solemos mostrar piedad para otros pero no para nosotros mismos, sobre todo cuando nuestras acciones son forzadas a oponerse a nuestros valores. Te mando un abrazo.

  6. Hola A. B.
    Creo que darle vida a las cosas es una idea interesante, los objetos que nos rodean dicen mucho de nosotros, de quienes somos y de como somos. Darles voz tal vez sea lo menos que podemos hacer por esos mudos objetos. Tu blog -conciencia- es un ejemplo. Me ha gustado.
    Un abrazo

    • Hola Javier

      Te agradezco de verdad el comentario, que bueno que te haya gustado, regresa cuando quieras. Sobre darle voz a los objetos animados es una de las razones por las que me gusta escribir cuentos, es una manera de transformar lo mundano en cosas extraordinarias que de no ser por el poder de la pluma (o teclado) no podrían suceder.

      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: