• Facebook

  • El libro del mes

    El Fuego Verde

    Verónica Murguía

    Historia medieval de cuando los elfos y espíritus del bosque aún existían y los bosques llenaban la tierra como un mar verde

  • El disco del mes

    Ma Fleur

    Cinematic Orchestra

    Excelente disco de Acid Jazz que cuenta con la colaboración de importantes voces como la de Fontanella Bass y Patrick Watson

Las malas palabras… un pequeño cuento

 

– Mamá, ¿qué es una mala palabra?

– Bueno, es un tema difícil de explicar, pero en resumen es una palabra que va acompañada de alguna mirada de desprecio y un sentimiento doloroso en el pecho.

– Pero, ¿de dónde vienen? ¿quién las inventó? ¿están patentadas?

– Vienen de las emociones que son difíciles de expresar con palabras normales. Su invención data de hace mucho tiempo cuando en la era de las cavernas, los hombres andaban descalzos, y al levantarse por la mañana, tropezaban dolorosamente con una roca. Como no existía el lenguaje hablado, corrían de inmediato a alguna cueva a dibujar figuras rupestres que tuvieran el dedo gordo del pie hinchado.

– Explicame algo mami, ¿Son malas palabras porque le pegan a las otras palabras?

– No solo le pegan a las otras palabras, le pegan al lenguaje entero.

– Ya entiendo, pero entonces, ¿Crees que haya palabras que antes eran buenas y ahora son malas?

– Si, las hay. Así como las personas cambian con el tiempo, las palabras también. Así como las personas mueren y nacen, del mismo modo lo hacen las palabras.

– Madre, dame algún ejemplo de palabra que antes era buena y ahora se ha convertido en mala.

– La acabas de decir.

– ¿Y habrá palabras que sean más malas que otras?

– Yo pienso que si, incluso hay categorías que indican que tan mala es una palabra.

– ¿Cuáles son esas categorías mamá?

– Las malas, las malvadas y las perversas.

– Si las palabras buenas lucharan contra las malas, ¿lograrían ganar?

– Por supuesto, como en toda historia en la que el bien triunfa sobre el mal, el problema es que la gente ha dejado de usar las buenas palabras y se han olvidado de ellas. La falta de uso y el desconocimiento de su existencia es como kriptonita lingüística.

– Mamá, ¿una leperada también es una mala palabra?

– No hijo, una leperada es cualquier palabra que se utilice en la región de Lepe, que es una ciudad de la provincia de Huelva, en Andalucía, España.

– Mami, creo que ya entendí, ¿te puedo decir cuáles son dos palabrotas?

– Claro hijo, dime.

– Ciclopentanoperhidrofenantreno y Esternocleidomastoideo.

Anuncios

5 comentarios

  1. groserías, malas palabras, leperadas, a veces las palabras son buenas y a veces son malas. En diferentes regiones se usan de manera distinta y son malas o buenas. pero siempre hay una manera correcta de hablar . saludos

    • minicarver:

      Finalmente forman parte del lenguaje, y como bien lo dices, en algunas zonas tienen diferente significado y en otros paises igual, así que lo importante es el contexto del lugar o situación en las que se usan.

      Gracias por la visita, regresa cuando quieras

  2. El uso demasiado frecuente, casi familiar, de palabrotas hace que pierdan su carga emotiva. Tengo amigos con los que nos insultamos de arriba a abajo y nos reímos mucho porque es con afecto, como un ritual de amistad.

    También por eso suele suceder que las malas palabras de mayor efecto sean las que ‘a priori’ parecen más inocentes, como ‘idiota’, ‘tonto’ o ‘bruto’, ‘tarado’.

    Al menos, algo así pasa por estas tierras. Saludos!

    • blopas:

      Estoy totalmente de acuerdo contigo, muchas veces el significado de las palabras depende del contexto en el que se utilizan, las inocentes se vuelven malas y las malas pierden peso. Un abrazo

  3. Hola A. B.
    Interesante texto. Según mi punto de vista, las cosas -y las palabras- no son buenas ni malas, es cómo las usamos lo que determina la carga moral. Esta claro que a un nino no se le puede explicar esto de este modo y hay que tratar de evitar que las repita desordenadamente y, luego, tratar de que vaya adquiriendo conciencia y la experiencia necesaria para explicarle estos términos.
    En nuestra sociedad a los adultos se nos trata como a ninos, eso es lo peor, como si no fuésemos capaces de entender las palabras y haya que censurarlas,para “protegernos” y “cuidarnos”. En el fondo lo que hay son manipuladores que deciden que es bueno y que es malo.
    Un abrazo y feliz 2012!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: