• Facebook

  • El libro del mes

    El Fuego Verde

    Verónica Murguía

    Historia medieval de cuando los elfos y espíritus del bosque aún existían y los bosques llenaban la tierra como un mar verde

  • El disco del mes

    Ma Fleur

    Cinematic Orchestra

    Excelente disco de Acid Jazz que cuenta con la colaboración de importantes voces como la de Fontanella Bass y Patrick Watson

Fragmento… Lucía y Arsenio

Lucía tomó el dije que llevaba al cuello. Oprimió las laminillas que activaban el mecanismo de apertura. Lo acercó a Arsenio sin desabrocharlo de su nuca. “Mira, puse tu retrato adentro – dijo Lucía –. Lo tengo guardado en un cajón para que nadie se de cuenta, pero lo miro todo el tiempo”.

– Ocúltalo bien, por lo pronto no es conveniente que nadie lo sepa – dijo Arsenio.

– ¿Por lo pronto? – Preguntó Lucía – ¿Significa que dentro de poco le podremos decir a todos?

– Sí Lucía. Hoy cerré algunos buenos negocios que me darán mucha prosperidad. En poco tiempo me encargaré de todo y podrás ir a Europa a aprender lo que toda dama de sociedad debe saber – respondió Arsenio.

– Me gustaría que me quisieras por lo que soy – dijo Lucía bajando la mirada –, sin que trataras de cambiarme, ni de que me convierta en una señora refinada para que sientas que soy digna de ti.

– No digas eso, sabes que el principal motivo es que quiero que algún día seas mi socia, para eso debes prepararte. Ir a Europa abrirá tu visión, podrás ser toda una empresaria o administradora de grandes tierras. Por fin podrás ayudar a tu madre como siempre lo has querido. Mira lo que yo he logrado al estudiar allá. Debes confiar en mí – dijo Arsenio.

Lucía levanto nuevamente la cabeza. “La herencia de tu mamá te ayudó – dijo – por eso ahora tienes tantos negocios”.

– La herencia sólo aceleró las cosas – respondió Arsenio –. De cualquier forma yo estaba destinado a lograr grandes cosas, y las quiero compartir contigo Lucía.

– Dicen unas cosas muy feas de ti en el pueblo – dijo Lucía.

– ¿Y qué es lo que dicen? – preguntó Arsenio.

– Que no te importó que tu mamá se muriera. Que lo único que te gusta es el dinero – respondió ella.

– ¿Qué es lo que tú crees? – inquirió Arsenio.

– No lo sé, pero me pongo triste cada que oigo a alguien hablar así de ti – dijo Lucía.

Arsenio sonrió mientras levantaba la mirada hacia el cielo. Se tomó su tiempo para responder: “Mira las estrellas. Son hermosas. Hay millones de ellas en el universo – dijo -. ¿Crees que haya vida en alguna de ellas?”.

– No lo sé – respondió Lucía.

– Exacto, nadie lo sabe. Tampoco sabemos si existe el cielo, o si las almas buenas van a él cuando mueren. Yo no sé si mi madre me ve desde allá o no. Siempre hay interrogantes que no podemos contestar, y la mejor forma de satisfacer nuestra necesidad de entendimiento es la imaginación. Solemos creer que hay vida después de la muerte, o que hay vida en alguna de esas estrellas. No queremos ocuparnos de las cosas que realmente importan así que preferimos dejar que nuestra mente vuele. Es lo mismo con los rumores Lucía. La gente del pueblo tiene una vida vacía, no tienen aspiraciones, muchos de ellos ni siquiera han salido del pueblo en toda su vida. Por supuesto que lo mejor que saben hacer es ocuparse de las vidas ajenas y elucubrar fantasías que les hagan la vida más interesante. No debes escuchar esos rumores – dijo Arsenio.

– Está bien, yo confío en ti, pero de todos modos me da coraje cuando lo dicen – dijo Lucía.

– Es tarde. Lo mejor es que regreses a tu cama. Mañana nos veremos nuevamente a la misma hora. Mientras tanto, trata de recuperar el frasco con las monedas – dijo Arsenio.

Lucía entrecerró los ojos acercando su rostro al de Arsenio, deseosa del beso de despedida. Él se limitó a acariciarle la mejilla derecha con la mano mientras sonreía. Acto seguido le dio la espalda y volvió a montar en su caballo. Lucía lo miró alejarse con una mirada triste. Suspiró mientras dirigía su mirada hacia las estrellas para repasar mentalmente lo que acababa de escuchar de labios de Arsenio. Enseguida regresó a su casa con el mismo sigilo con el que había salido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: